Día 5: un paseo

10.9.2015. Este día fue el más caluroso de todos, casi llegamos a los 30 C y el sol pegaba bastante fuerte, así que por la mañana decidimos descansar. Ni siquiera al gato le apetecía moverse ni jugar. Estuve observando los polinizadores que acudían a las flores del patio, aunque todavía no los he identificado.

Después de varios días trotando por los campos de Iberia, nos encontrábamos hambrientos y somnolientos. Decidimos planificar un pequeño paseo por la Sierra de Chinchilla para la tarde.

Sobre las cinco ya estábamos en camino. El día no fue bueno para bichear, pero encontré, bajo unas rocas cerca de las barbacoas, un nuevo caracol que no conocía: Xerocrassa subrogata (Pfeiffer, 1853).

Siguiendo el camino, nos fuimos desviando en busca de una abubilla (Upupa epops) que apareció de repente, y seguimos caminando sobre lomas y entre romeros y espartos hasta llegar a la Casa del Agua, que nos mostró una escena bastante desoladora, pues esta se encontraba prácticamente vacía. A pesar de las lluvias generosas, no sé cómo, dentro de la piscina, a la que no puede acceder la fauna, no había casi agua. Espero que fuera una cosa puntual, porque es una zona interesante. Acercarnos allí nos sirvió para encontrar un pequeño saúco (Sambucus nigra), creciendo entre los juncos churreros del agua que brota por la zona… No hubo grandes observaciones de fauna esta vez y acabamos muy cansados porque anduvimos bastantes kilómetros. Era el penúltimo día.

Anuncios

Encinas en Chinchilla

La encina (Quercus ilex subsp. ballota = Q. rotundifolia), también conocida como chaparro o carrasca cuando adopta morfología arbustiva, fue antaño una planta muy común en la Sierra de Chinchilla, como atestiguan los últimos ejemplares que resisten en algunas zonas. Los incendios y la tala intensiva acabaron con ellas, todo potenciado por los humanos.

El otro día llegué a una playa fósil cercana al Morrón. Allí me sorprendí asomado a un escalón donde crecían varios ejemplares de encina de interés por su tamaño.

Encina (Quercus rotundifolia) en la Sierra de Chinchilla.

Encina (Quercus rotundifolia) en la Sierra de Chinchilla.

Es imprescindible proteger y potenciar la regeneración natural de la flora serrana mediante la recolección controlada y siembra de bellotas de estos últimos ejemplares que aún prosperan en Chinchilla. Es tarea de todos conservar y restaurar el paisaje de este lugar tan menospreciado por la mano del hombre.

Quercus rotundifolia, detalle de la ramificación de los troncos de un ejemplar.

Quercus rotundifolia, detalle de la ramificación de los troncos de un ejemplar.

North Cliffe Wood Nature Reserve | 29/9/2014

Bueno, pues como me ha dado por recuperar salidas antiguas al campo a partir de lo que anoté en el cuaderno de campo, os cuento sobre una visita que hicimos África, Robert, Jess y yo a una pequeña reserva llamada North Cliffe Wood, cerca de Market Weighton, aquí en Yorkshire, cerquita de Hull. El día que salimos era lluvioso y neblinoso, y habían pasado tres días desde que volvieramos a Gran Bretaña para comenzar el nuevo curso. Y he aquí lo que tengo registrado en el cuaderno de campo de aquella salida (recuerda que el texto en cursiva significa que lo he copiado literalmente de mis anotaciones). Como siempre, comienzo mis descripciones con la flora presente para poner en situación.     Este bosque típico de planifolios europeos está protegido, tiene ejemplares imponentes de roble común (Quercus robur), aquí lo llaman “roble inglés”, y los robledales puros están casi desaparecidos en Gran Bretaña. A pesar de todo, en el siglo XIX se cargaron bastantes árboles… Aparte de grandes robles, había otras plantas de interés:

Algunos árboles y arbustos observados en North Cliffe Wood (29.9.2014)

Algunos árboles y arbustos observados en North Cliffe Wood (29.9.2014)

La luz al entrar al bosque se vio bastante reducida, era como si una nube gigante estuviera atravesando la espesura. A un lado, teníamos un campo de cultivo bañado en niebla, donde algunas gaviotas (incluyendo gaviones atlánticos (Larus marinus)) y perdices rojas (Alectoris rufa) se paseaban. Al otro, el bosque, también neblinoso, y delante, el camino.

No es el Bosque de Fangorn, no.

No es el Bosque de Fangorn, aunque lo parezca.

Para mí la especie más interesante fue el álamo temblón (Populus tremula), porque nunca la había visto creciendo silvestre. Como el otoño ya ha empezado, algunos ejemplares habían perdido casi todas las hojas o las tenían muy feas, siendo pasto de hongos que prosperaban con la humedad de la lluvia. Otro arbusto que vimos, que conocía por las guías de campo europeas, fue el arraclán (Rhamnus frangula).

Arraclán (Rhamnus frangula), con frutos maduros (negros) y madurando (rojos).

Arraclán (Rhamnus frangula), con frutos maduros (negros) y madurando (rojos).

El dosel arbóreo estaba formado por robles comunes y abedules, principalmente, aunque también vi algún alerce europeo (Larix decidua), naturalizado o plantado, así como fresnos, tilos y alisos.
Sigue leyendo