Día 1: Playa y dunas de Urbanova, de noche

Paisaje desde el tren.

Paisaje desde el tren, cerca de Almansa.

6.9.2015. Fuimos a Alicante a recoger a un amigo, para pasar varios días bicheando por nuestra zona, y aprovechamos que estábamos cerca de la costa para buscar fauna y flora interesante. En casi toda la mitad este de la Península, llevaba varios días lloviendo y, por lo menos, en Chinchilla, en dos días se habían acumulado más de 40 mm en mi pluviómetro, así que la observación de algunas especies típicas otoñales estaba garantizada, al menos durante los primeros días de la semana.

También en Alicante arreciaba fuertemente la lluvia. Por la noche, exploramos las dunas fósiles que hay al sur de Urbanova, no sin antes pasar por la orilla del Mediterráneo, ya que el temporal suele traer cosas interesantes a la costa. Uno de los animales que encontramos fue una chicharra (Dactylopterus volitans), también conocido como pez golondrina. Jess se acercó a la orilla, mientras las olas se retiraban y dejaban al descubierto unas estructuras que parecían plumas sobresaliendo de la arena. Lo primero que pensamos fue que podría tratarse de un pájaro semienterrado, pero cuando estiré de estas estructuras, descubrimos que en realidad eran los radios de las grandes aletas del pez. Vimos tres ejemplares varados en la orilla.

Chicharra (Dactylopterus volitans)

Chicharra (Dactylopterus volitans). Puede parecer triste, pero la muerte de este ejemplar alimentará a infinidad de seres, como gaviotas e invertebrados carroñeros.

En esta zona es posible encontrar varias especies de caracoles y artrópodos mediterráneos, así como las dos especies de gecónido ibéricas. Esa noche pudimos ver un pequeño ejemplar de salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus), que correteaba entre las grietas junto a la zona naturista, resistiendo, brava, la lluvia y el viento.

Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus)

Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus)

Las lluvias sacaban de sus escondites a muchos gasterópodos que habitan estas áridas y  rocosas colinas. Muchos de estos caracoles se esconden a los pies de muchos arbustos, como la alcaparra loca (Zygophyllum fabago) o la olivarda (Dittrichia viscosa), o dentro de grietas en el suelo. Algunas especies que vimos fueron: Rumina decollata, Eobania vermiculata, Cornu aspersum y Otala punctata.

Grupo de Eobania vermiculata (un par en plena cópula) y Otala punctata.

Grupo de Eobania vermiculata (un par en plena cópula) y Otala punctata.

Antes de retirarnos por la lluvia, nos acercamos a un seto de adelfas (Nerium oleander), justo cuando la lluvia comenzaba a caer con más fuerza. Allí descubrimos una ninfa de Mantis religiosa, bastante pequeña para la época en la que estamos. En seguida tuvimos que refugiarnos, pero al día siguiente viviríamos experiencias interesantes y sorprendentes a la orilla del Mare Nostrum.

Anuncios

La aventura de explorar un riachuelo británico (II): observaciones de abril y mayo

Haz click aquí para leer la parte I.

Nota: Cuando escribo en cursiva, es porque el texto procede de las anotaciones en mi cuaderno de campo. Esta es la segunda de dos entradas sobre unas salidas que estuve haciendo durante tres meses a un pequeño riachuelo inglés situado en Yorkshire. Todo lo fui apuntando en mi cuaderno de campo, desde que empecé a ir (febrero de 2014) hasta que lo fui dejando poco a poco (mayo de 2014).

    Tras volver de Semana Santa, a finales de abril, hicimos una rápida visita en la cual anoté varios acontecimientos que pude observar en pocos minutos:

Abril, 2014. A la vuelta de vacaciones: arces sicómoros (Acer pseudoplatanus) hojeando ya, espinos albares (Crataegus monogyna) completamente verdes, saúcos (Sambucus nigra) ya con botones florales pero sin abrir, fresnos (Fraxinus excelsior) sin yemas abiertas.


UN ENCUENTRO AGRADABLE
(e inesperado)
& largo tiempo deseado.

3/5/2014. Tarde, poco antes de que el sol se ponga, Jess y yo nos acercamos al riachuelo para recoger Gammarus para su estanque en el jardín. Recogemos muchísimos y ¡sorpresa! en una de las veces que metemos la red, capturamos un pequeño pez: un espinoso (Gasterosteus aculeatus). Pensé que se trataba de una hembra, pero tenía este tamaño |———————-|, así que debía de tratarse de un ejemplar joven.

Espinoso de tres espinas (Gasterosteus aculeatus). Crédito fotográfico: Jack Wolf a través de HollyKaw.

Espinoso de tres espinas (Gasterosteus aculeatus). Crédito fotográfico: Jack Wolf a través de HollyKaw. Lo mantuvimos un día y después se soltó en el mismo sitio.

Mientras la primavera avanza, seguimos visitando el riachuelo regularmente. Los árboles ya comienza a hojear y los mosquiteros comunes (Phylloscopus collybita) entonan sus repetitivos cantos. Otras aves comunes por la zona son el pinzón común (Fringilla coelebs), el carbonero común (Parus major), algún ánade azulón (Anas platyrhynchos). Estos días también hemos visto una grácil lavandera enlutada (Motacilla alba yarrellii) lavándose en la orilla. A finales de abril-principios de mayo, comenzamos a oir el canto de un cuco (Cuculus canorus) que canta al atardecer. El día 18 de mayo vemos también un macho de camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula). Ya han llegado las currucas zarceras (Sylvia communis). El chochín (Troglodytes troglodytes) es un pajarito común en las hierbas altas que crecen a los pies del puentecito, creo que tiene el nido cerca.

Carbonero común (Parus ater), un macho curioso que se acercó a ver qué estábamos haciendo.

Carbonero común (Parus major), un macho curioso que se acercó a ver qué estábamos haciendo.

Ánade real (Anas platyrhynchos), macho de una pareja que criaba cerca.

Ánade real (Anas platyrhynchos), macho de una pareja que criaba cerca. A veces se alejaba desde el estanque de la surgencia, pasaba por el canal hasta llegar al puente, nos veía y daba la vuelta.

LAvandera pía o enlutada (Motacilla alba yarrellii), la subespecie británica.

Lavandera pía o enlutada (Motacilla alba yarrellii), la subespecie británica. Esta foto está hecha desde el puente.

17/5/2014. Hoy hemos visto una rata de agua o topera (Arvicola amphibius), estaba cerquísima de mi pie, pero justo en ese momento ha venido un perro enorme corriendo, se ha metido en el agua chapoteando como una bestia, los pájaros han salido volando, se me han mojado la cámara y los prismáticos y cuando he mirado ya no había ni rata de agua ni nada… También he localizado la entrada a la madriguera del animal, a unos pocos decímetros de la orilla. A la entrada hay excrementos que delatan su presencia. Si me quedo quieto varios minutos, puedo oirla moverse entre las hierbas altas, pero ya no he vuelto a verla.

IMG_4185

Gran babosa negra (Arion ater) cruzando el camino. Identificada por una malacóloga en iNaturalist, que conste.

Por la noche hemos vuelto al puente, a ver si aparecía la ratilla. Por supuesto, no la hemos visto. Solo había babosas enormes, de la especie Arion ater, la gran babosa negra y una lechuza común. Además, al volver a casa nos hemos encontrado un avión común en el suelo en extrañas condiciones.

18/5/2014. Esta vez un enorme San Bernardo perteneciente a un descuidado amo vino corriendo a ver qué hacíamos, metiéndose en el agua como el otro perro, y en ese momento, otro can se acercó y empezaron a pelearse. Me sentí muy molesto porque las posibilidades de observar al micromamífero se redujeron, y porque además el San Bernardo empujó a Jess y por poco la tira al agua. Así que no hemos vuelto a ver a la rata a pesar de que seguimos viendo excrementos a la entrada de la madriguera. 

19/5/2014. Hoy hemos vuelto al puente, y otro perro enorme se ha metido en el agua, mientras su ama hacía la gracia de tirarle pequeñas recompensas de alimento al agua. Los amos de perros son unos maleducados.

IMG_4128

Aspecto de un prado junto al puente. Un pequeño canal que transcurre por la zona arbolada recibe el aporte de agua desde Beck’s Head. A este prado hay que ir bien preparado en lo que respecta a calzado, porque es ortigalandia.

Vista del riachuelo desde el puente, con los espinos albares (Crataegus monogyna) en plena floración.

Vista del riachuelo desde el puente, con los espinos albares (Crataegus monogyna) en plena floración. Esta foto la hice ya por aburrimiento de ver cómo todos los animales acababan huyendo despavoridos cada vez que un perro monstruoso se metía en el agua a chapotear y a hacer el imbécil.

    Poco a poco, hemos ido dejando de ir a Beck’s Head, no por nada, sino porque vamos cambiando de objetivos. Espero volver pronto. Una de las últimas veces que fuimos, nos encontramos a un campechano inglés que nos vio con prismáticos y nos contó que hacía poco había visto nutrias en esa misma zona. Así que habrá que volver a probar suerte pronto.