En el castillo de Scarborough

Hoy nos hemos acercado a Scarborough y hemos dado un paseo por el interior de los terrenos del castillo derruido. Allí, entre las gaviotas en el cielo, nos ha sorprendido un halcón peregrino (Falco peregrinus) graznando.

Record shot. Halcón peregrino (Falco peregrinus).

Record shot. Halcón peregrino (Falco peregrinus).

También por allí volaba (bueno, más bien, se cernía) un macho de cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), que fue atacado por una gaviota…

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

Castillo de Scarborough

Castillo de Scarborough

Opilión, creo que de la especie Mitopus morio, en un rincón de una escalinata cerca del castillo de Scarborough.

Opilión, creo que de la especie Mitopus morio, en un rincón de una escalinata cerca del castillo de Scarborough.

Visita a Spurn

Ayer (9.10.2015), fuimos a Spurn. La mañana fría junto al Mar del Norte se fue caldeando conforme avanzaba el día, pero muchas criaturas hicieron acto de aparición desde el principio.

Aeshna mixta

Aeshna mixta

Caminamos por un pasillo entre setos de espinos, donde se agrupaban jilgueros (Carduelis carduelis), gorriones comunes (Passer domesticus), verderones (Chloris chloris) y pardillos sizerines (Acanthis flammea), algún que otro petirrojo (Erithacus rubecula) y acentores comunes (Prunella modularis). Un individuo de zorzal alirrojo (Turdus iliacus) nos sobrevoló a toda velocidad. Junto a un estanque cercano, algunos individuos de cerceta común (Anas crecca) y una aguja colipinta (Limosa lapponica).

Acentor común (Prunella modularis)

Acentor común (Prunella modularis)

Entre las hierbas altas y las zarzas, se oía el canto de algunos grillos de matorral que iban acelerando su actividad conforme avanzaba el día. Caminando entre los setos, llegamos al borde de una playa. La hierba y las matas desaparecían conforme la naturaleza de la tierra cambiaba, de tierra rojiza a guijarros y arena. En el suelo, África descubrió un pequeño arácnido que nos cautivó…

Arctosa perita

Arctosa perita, con las patas extendidas.

Arctosa perita

Arctosa perita

La Arctosa perita es una araña lobo muy relacionada con hábitats arenosos que es bastante común en las costas británicas. Se distribuye por gran parte de Europa. Tras observarla durante un rato, seguimos caminando. Atravesamos una zona de caravanas bastante siniestra, donde una amarilla (Colias croceus), que, por lo visto, es una especie bastante difícil de observar en Gran Bretaña.

Amarilla (Colias croceus)

Amarilla (Colias croceus)

No muy lejos del agua, crecían muchos espinos de mar (Hippophae rhamnoides), arbustos que, cargados de suculentos frutos naranjas, reciben a las aves migratorias que se aproximan a las costas. En un momento determinado nos sobrevolaron unos grupos de ánsar piquicorto (Anser brachyrhynchus).

Espino de mar (Hipophae rhamnoides)

Espino de mar (Hipopphae rhamnoides)

Poco después volvimos al camino entre los setos. El sol ya calentaba con fuerza, la temperatura debía superar los 15C y parecía que había más movimiento. Pudimos observar al grillo de matorral de Roesel (Metrioptera roeselli) en plena acción, estridulando sobre una hoja de zarza.

Grillo de Roesel (Metrioptera roeselii)

Grillo de Roesel (Metrioptera roeselii)

Estornino pinto (Sturnus vulgaris)

Estornino pinto (Sturnus vulgaris)

Poco antes de despedirnos de Spurn, echamos un vistazo a la playa. Junto al agua, en los limos, había algunos cisnes reposando y muchas limícolas, entre ellas, algún correlimos gordo (Calidris canutus) y archibebes comunes (Tringa totanus).

En busca de criaturas nocturnas

18.09.2015. Organizamos una salida nocturna con el grupo de Facebook Fauna y Flora de Albacete por la Sierra de Chinchilla, a la que se presentó nuestra amiga Laura Olivares. Salimos desde la zona de barbacoas caminando por el sendero para ver qué nos encontrábamos. El primer insecto que hizo acto de aparición fueron unas major de Camponotus pilicornis (Roger, 1859), una hormiga bastante común en Chinchilla y que identifiqué gracias al foro lamarabunta.org.

Camponotus pilicornis

Camponotus pilicornis

Pudimos disfrutar de los reyes de la noche, los arácnidos en varias ocasiones. Poco después de observar la Camponotus pilicornis, nos topamos con una pequeña Nomisia aussereri, especie común en la zona que ya he mostrado en otras entradas, pero vuelvo a poner otra foto aquí:

Nomisia cf aussereri

Nomisia aussereri

En medio del camino, se nos cruzó un sapo corredor (Epidalea calamita) que, haciendo honor a su nombre, se desplazó a grandes zancadas huyendo de la luz. No nos entretuvimos mucho con él y seguimos adelante en busca de arañas lobo. No recordaba que es justo a finales de verano y en otoño cuando las hembras de varios géneros de arañas lobo empiezan a dejarse ver con la prole sobre el abdomen. Ante nosotros se mostró una hembra de Hogna radiata en dicho estado. Caminando, se le cayeron varias crías del opistosoma, que supieron en contrar su camino de vuelta, imagino que por seguir enganchadas con un hilo de seda a la madre.

IMG_0054

Hogna radiata, cargada con la prole.

Poco después apareció la reina del suelo del bosque por la noche, la escolopendra común (Scolopendra cingulata), un ejemplar adulto bastante imponente…

Scolopendra cingulata, detalle de la cabeza.

Scolopendra cingulata, detalle de la cabeza.

Scolopendra cingulata

Scolopendra cingulata

Un primo de la escolopendra que también vimos, el geofilomorfo Himantarium gabrielis. Este extraño y sinuoso animal se alimenta de lombrices, a las que abraza e impregna con una sustancia que el pobre gusano absorbe a través de la piel y acaba paralizado, pudiendo el geofilomorfo alimentarse de ella.

Un primo de la escolopendra que también vimos, el geofilomorfo Himantarium gabrielis. Este extraño y sinuoso animal se alimenta de lombrices, a las que abraza e impregna con una sustancia que el pobre gusano absorbe a través de la piel y acaba paralizado, pudiendo el geofilomorfo alimentarse de ella… Un abrazo de muerte.

Hubo también observaciones de Blaps sp. como siempre. También de algún grillo doméstico y cucarachas, pero, sin duda, la estrella de la noche fue un lagarto ocelado (Timon lepidus) que nos dio tiempo a inmortalizar para siempre en nuestras cámaras antes de huir bajo una gran piedra (refugio también de la única población de Uroctea durandi que conozco).

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Por esta época aparecen dos insectos que pueden llegar a ser bastante comues localmente. Uno es la polilla Cymbalophora pudica, conocida porque muchas veces se la oye antes de ser vista, ya que generalmente emite un sonido chirriante cuando vuela. El otro insecto es el cerambícido o longicorne Vesperus fuentei.

Cymbalophora pudica

Cymbalophora pudica

Vesperus cf fuentei, hembra.

Vesperus cf fuentei, hembra.

Vesperus fuentei, macho.

Vesperus cf fuentei, macho.

Agrotis obesa

Agrotis obesa

Finalmente terminamos volviendo a la zona donde la mantis iris (Iris oratoria) suele esconderse y allí observamos a una hembra exhibiendo el comportamiento típico de alerta…

Iris oratoria

Iris oratoria

Día 2, parte 2: Chinchilla, de noche

IMG_9333

Sapo corredor (Epidalea calamita)

También en Albacete caía la lluvia, al principio lenta, luego más fuerte. Llegamos a la estación de Los Llanos sobre las siete menos cuarto de la tarde, y de allí fuimos directos a Chinchilla. Sobrevolando la carretera, a la altura del gran olmo de un caserío de aspecto olvidado, vimos una oscura rapaz en plena migración: un milano negro (Milvus migrans). Bimbo para mi amigo.
Cenamos y después cayó una tromba tremenda. Los rayos sobre la torre de la iglesia de Santa María del Salvador iluminaban decenas de kilómetros a la redonda. No nos pareció seguro salir a explorar, aunque yo estaba deseándolo. Sobre las 22.00 h dejó de caer agua de los cielos. Decidimos acercarnos a la Rambla del Cañaveral, por iniciativa de Jess. Allí vimos algunas de las criaturas que se descubren por esta época gracias a la humedad reinante: anfibios, moluscos…

Los sapos corredores (Epidalea calamita) aprovechan cualquier época lluviosa para buscar pareja y realizar sus puestas. Todos iban a los charcos formados en las obras de la Rambla del Cañaveral. Yo quería encontrar otras especies de anfibios pero no hubo suerte.
Pensé que ya habría mántidos en los jardines de la c/ de la Fuente, en los aljibes, así que para allá fuimos. No podía imaginar la cantidad de caracoles de jardín (Cornu aspersum) que había. Imagino que en algún momento en el pasado, alguien los introduciría, porque solo los vi en jardines y calles, y no en el monte ni en la carretera. Había también Eobania vermiculataRumina decollata. Pero las estrellas fueron las mantis. Hace años, cuando empecé a ‘bichear’ por Chinchilla, en ese mismo sitio había varios setos de lavanda espectaculares. Allí había decenas de Mantis religiosa, verdes, marrones, amarillas. Y en las adelfas, las coloridas Iris oratoria. Hoy solo queda un pequeño seto de lavanda, los otros los quitaron, con ellos desaparecieron también tantas mantis, pero las adelfas siguen, y también siguen las iris. No faltaron esta vez.

IMG_9339

Iris oratoria hembra, en posición defensiva. En ausencia de luz, los ojos se vuelven oscuros.

Decidí que debíamos adentrarnos, aunque fuera un poquito, en el monte, tras la sesión de fotos a la Iris. Y valió la pena. Encontramos dos arácnidos la mar de interesantes, el escorpión amarillo (Buthus occitanus) y la araña Cyrtauchenius walckenaeri, y no sólo eso, se trataba de una hembra en busca de algo que zamparse en medio de la carretera. Una joya de la fauna artrópoda ibérica que me alegró muchísimo contemplar. Al día siguiente observaríamos fauna y flora de la Sierra de Chinchilla tras las lluvias de la noche anterior, y a pleno sol.

Día 2, parte 1: Dunas de Urbanova, de día

7.9.2015. El segundo día, seguíamos en Alicante. Decidimos levantarnos pronto para acercarnos otra vez a la orilla del mar a ver aves, gaviotas en particular. La lluvia caía fuertemente, y durante la noche, algunas salinas de Aiguamarga se habían llenado de agua y al rato se llenarían de gaviotas. En la orilla soplaba un viento que sumado al agua de lluvia, imposibilitaba bastante mantener los prismáticos limpios. En la arena había muchos charcos. Tal como yo había previsto, en la orilla había algunas gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), de Audouin (Ichthyaetus audouinii), cabecinegras (I. melanocephalus) y reidoras (Chroicocephalus ridibundus). El cielo gris traía consigo un bando de unos 15 flamencos rosas (Phoenicopterus roseus) que venían sobrevolando la playa del Saladar en dirección Sur. Tras ver esto, decidimos guarecernos nuevamente en casa y continuar la exploración cuando la lluvia amainara un poco, pero esto no llegó a suceder en varias horas. Mi amigo y yo decidimos explorar el borde de la carretera, donde crecía un gran pino carrasco y algunos de sus hijos, en el Saladar de Aiguamarga. No nos adentramos mucho, únicamente unos metros, porque queríamos ver alguna curruca cabecinegra. Esto no fue difícil, pero no aquí, sino en unos olivos cercanos. En Aiguamarga pude admirar la floración otoñal de la cambronera (Lycium intricatum), con sus florecillas violetas.

Lycium intricatum

Lycium intricatum

En esta zona había muchos caracoles comunes (Cornu aspersum) y algunas especies que habíamos visto el día anterior. Decidimos dejar atrás la urbanización para adentrarnos en las dunas vivas que hay tras la playa naturista. Como el tiempo no acompañaba, no nos asustamos viendo culos flácidos. Sí que nos sorprendimos viendo cantidades ingentes de ortópteros, concretamente de las especies Heteracris littoralis Pyrgomorpha conica. Vimos una mata de alcaparra loca  repleta de estos saltamontes, decenas de Heteracris se amontonaban, unos encima de otros a veces, sobre la mata. Para entonces, la lluvia no caía tan torrencialmente y se había convertido en una especie de calabobos.

Pyrgomorpha conica

Pyrgomorpha conica

Sphingonotus cf caerulans

Sphingonotus cf caerulans

Heteracris littoralis

Heteracris littoralis

Truxalis nasuta

Truxalis nasuta

Las fauna y flora dunares del sur de Urbanova son de notable interés. Yo conocía más o menos lo que había porque he visitado la Playa del Carabassí, cercana, y lo que hay en ambos lugares es muy parecido: vegetación típica de arenales costeros con algunas plantas adaptadas a la alta salinidad.
IMG_0375
Recordé que por esta zona hay un geófito muy interesante, la azucena de mar (Pancratium maritimum), así que mi amigo y yo estuvimos alerta por si aparecía uno, y justo es ahora cuando florece. Vimos uno, pero las flores ya se habían convertido en frutos. Quise encontrar también la larva de la mariposa Brythis crini, que se alimenta de las hojas de esta planta, pero no vi ninguna (si queréis ver una larva de esta polilla, podéis hacer click en este enlace, del blog de Pablo Portillo). Seguimos caminando hacia el Sur entre las matas de hinojo marino (Crithmum maritimum), que ya florecía.

Crithmum maritimum

Crithmum maritimum

Correteando entre las hierbas apareció una conocida en este blog, la mantis Rivetina baetica. Menudo bimbo para mi amigo. Una hembra tranquila, enfriada por la lluvia, posó durante un buen rato para nuestros objetivos.

Rivetina baetica

Rivetina baetica

IMG_0381

Gasteruption sp.

Mientras la observábamos agachados, en una planta que había justo a mi derecha, observé un bello himenóptero que todavía estoy tratando de identificar.

A unos metros de allí, crecía una enorme mata de cardo marino (Eryngium maritimum), también floreciendo, y por supuesto, acompañado de las inseparables chinches rayadas (Graphosoma semipunctatum), algunas de ellas en plena cópula, como no podía ser menos.

Nos dio tiempo a ver hasta coleópteros. Los abundantes tenebriónidos llegan hasta aquí. Su gruesa coraza negra les protege del intenso calor y sol. Por supuesto, no podían faltar las estrellas: Tentyria sp. y Blaps cf mucronata. El Tentyria es un escarabajito común en zonas secas junto al mar o húmedas y visto con lupa, posee unas mandíbulas impresionantes. Corre a toda velocidad por la arena. La segunda especie pertenece a un género común en el Mediterráneo. Los Blaps segregan una sustancia apestosa, de olor penetrante, como un ácido, cuando se ven en peligro.
Nos metimos en una zona de cañas bastante sucia (preservativos usados tirados por ahí, bolsas de plástico, excrementos…) donde se habían metido unos pajaritos que resultaron ser verderones, verdecillos, colirrojos… Aunque pasamos un poquito de las aves en este paseo, pues había tantos invertebrados interesantes a cada paso que dábamos que nos era difícil centrarnos en todo. Dentro del cañaveral crecían algunos lentiscos preciosos. Al salir, nos acercamos a una vaguada donde abundaban las olivardas (Dittrichia viscosa). Y allí aparecieron varios nuevos personajes de este ecosistema tan interesante:

Empusa pennata

Empusa pennata

Extraños compañeros de rama. Cicada sp. y ¿Micrommata o Peucetia?

Extraños compañeros de rama. Cicada sp. y ¿Micrommata o Peucetia?

Finalmente, poco después, apareció nuestra ansiada azucena marina en plena floración, un poco empapada, pero floreciendo al fin y al cabo.

Pancratium maritimum

Pancratium maritimum

Y no solo este ejemplar en flor, por lo menos había tres o cuatro más plantas cerca del primero. Con esta planta acabó el paseo, decidimos volver, debíamos descansar y coger fuerzas para el paseo nocturno, esta vez, en Chinchilla.

Pancratium maritimum

Pancratium maritimum