Mosquitero de Pallas en Flamborough

Hoy (17.10.2015) nos hemos acercado al Cabo Flamborough porque últimamente nos llegan muchas noticias de rarezas e invernantes escasos, y como está cerca de casa, hemos decidido probar. Sabíamos que había algunos mosquiteros bilistados (Phylloscopus inornatus) y de Pallas (P. proregulus), así como alguna tarabilla raruna. El Cabo Flamborough está muy expuesto a los elementos, y el temporal de hoy no hacía fácil la observación de aves. Aun así, las pequeñas aves que llegan de Siberia y de Escandinavia llegan aquí habiendo superado duras pruebas climáticas, así que para ellas esto es un respiro, porque encuentran refugio y alimento en setos y herbazales altos. Primero hemos visto un reyezuelo sencillo (Regulus regulus) en un seto de sauces… siguiendo un sendero y pasando por un pequeño y angosto puente de madera, luchando contra la fuerza del viento. hemos llegado a un prado junto al seto donde se agrupaba una manada de BBs (British Birders). Nos hemos quedado cerquita de ellos, porque además uno de los tuits de la cuenta @rbnUK decía lo siguiente:

Y nosotros estábamos justo ahí. Así que persistimos bajo el temporal, hasta que, por fin, un pequeño pájaro bastante llamativo hizo acto de aparición entre las ramas rojizas de un sauce y las zarzas, algo nervioso y rápido, pero he tenido tiempo de verlo. La foto, como veis, no es muy allá. He decidido disfrutar de la presencia del mosquitero de Pallas sin preocuparme de hacer fotos, y cuando he creído conveniente, he disparado. Y así es como he bimbado este pequeño animal procedente de algún punto entre la remota Siberia y Mongolia…

Justo detrás de las hojas verdes, a la izquierda de los escaramujos: mosquitero de Pallas (Phylloscopus proregulus).

Justo detrás de las hojas verdes, a la izquierda de los escaramujos: mosquitero de Pallas (Phylloscopus proregulus).

Anuncios

En el castillo de Scarborough

Hoy nos hemos acercado a Scarborough y hemos dado un paseo por el interior de los terrenos del castillo derruido. Allí, entre las gaviotas en el cielo, nos ha sorprendido un halcón peregrino (Falco peregrinus) graznando.

Record shot. Halcón peregrino (Falco peregrinus).

Record shot. Halcón peregrino (Falco peregrinus).

También por allí volaba (bueno, más bien, se cernía) un macho de cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), que fue atacado por una gaviota…

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

Castillo de Scarborough

Castillo de Scarborough

Opilión, creo que de la especie Mitopus morio, en un rincón de una escalinata cerca del castillo de Scarborough.

Opilión, creo que de la especie Mitopus morio, en un rincón de una escalinata cerca del castillo de Scarborough.

Visita a Spurn

Ayer (9.10.2015), fuimos a Spurn. La mañana fría junto al Mar del Norte se fue caldeando conforme avanzaba el día, pero muchas criaturas hicieron acto de aparición desde el principio.

Aeshna mixta

Aeshna mixta

Caminamos por un pasillo entre setos de espinos, donde se agrupaban jilgueros (Carduelis carduelis), gorriones comunes (Passer domesticus), verderones (Chloris chloris) y pardillos sizerines (Acanthis flammea), algún que otro petirrojo (Erithacus rubecula) y acentores comunes (Prunella modularis). Un individuo de zorzal alirrojo (Turdus iliacus) nos sobrevoló a toda velocidad. Junto a un estanque cercano, algunos individuos de cerceta común (Anas crecca) y una aguja colipinta (Limosa lapponica).

Acentor común (Prunella modularis)

Acentor común (Prunella modularis)

Entre las hierbas altas y las zarzas, se oía el canto de algunos grillos de matorral que iban acelerando su actividad conforme avanzaba el día. Caminando entre los setos, llegamos al borde de una playa. La hierba y las matas desaparecían conforme la naturaleza de la tierra cambiaba, de tierra rojiza a guijarros y arena. En el suelo, África descubrió un pequeño arácnido que nos cautivó…

Arctosa perita

Arctosa perita, con las patas extendidas.

Arctosa perita

Arctosa perita

La Arctosa perita es una araña lobo muy relacionada con hábitats arenosos que es bastante común en las costas británicas. Se distribuye por gran parte de Europa. Tras observarla durante un rato, seguimos caminando. Atravesamos una zona de caravanas bastante siniestra, donde una amarilla (Colias croceus), que, por lo visto, es una especie bastante difícil de observar en Gran Bretaña.

Amarilla (Colias croceus)

Amarilla (Colias croceus)

No muy lejos del agua, crecían muchos espinos de mar (Hippophae rhamnoides), arbustos que, cargados de suculentos frutos naranjas, reciben a las aves migratorias que se aproximan a las costas. En un momento determinado nos sobrevolaron unos grupos de ánsar piquicorto (Anser brachyrhynchus).

Espino de mar (Hipophae rhamnoides)

Espino de mar (Hipopphae rhamnoides)

Poco después volvimos al camino entre los setos. El sol ya calentaba con fuerza, la temperatura debía superar los 15C y parecía que había más movimiento. Pudimos observar al grillo de matorral de Roesel (Metrioptera roeselli) en plena acción, estridulando sobre una hoja de zarza.

Grillo de Roesel (Metrioptera roeselii)

Grillo de Roesel (Metrioptera roeselii)

Estornino pinto (Sturnus vulgaris)

Estornino pinto (Sturnus vulgaris)

Poco antes de despedirnos de Spurn, echamos un vistazo a la playa. Junto al agua, en los limos, había algunos cisnes reposando y muchas limícolas, entre ellas, algún correlimos gordo (Calidris canutus) y archibebes comunes (Tringa totanus).

Equinoccio de Otoño 2015

Hoy se ha dado el equinoccio de Otoño en el Hemisferio Norte Terrestre. A las 10.21 h (hora peninsular ibérica) del día de hoy, se ha producido la entrada de esta singular estación en nuestras latitudes. A mí me ha pillado de lleno en Gran Bretaña. Para celebrarlo, hemos salido a explorar un poquito a las afueras del pequeño y apacible pueblo de Kilham, buscando las primeras señales del Otoño, aunque no teníamos mucho tiempo y, aún así, vimos alguna que otra cosilla.

Consuelda (Symphytum officinale), todavía en flor.

Consuelda (Symphytum officinale), todavía en flor.

Zarzamora (Rubus fruticosus)

Zarzamora (Rubus fruticosus)

Cepaea nemoralis

Cepaea nemoralis

Setas creciendo en la humedad de un muro.

Setas creciendo en la humedad de un muro.

Un herbazal junto al riachuelo del que he hablado en otras entradas, Beck's Head. Las flores en umbela son de la apiácea Heracleum sphondylium.

Un herbazal junto al riachuelo del que he hablado en otras entradas, Beck’s Head. Las flores en umbela son de la apiácea Heracleum sphondylium.

Para concluir y a pesar de no haber visto gran variedad de aves en este corto paseo de celebración otoñal, hemos obtenido algunas observaciones de una gran bandada mixta de gaviotas y córvidos, los últimos aviones comunes (Delichon urbicum)pardillo común (Carduelis cannabina), grajilla (Corvus monedula), corneja negra (Corvus corone) lavandera pía (Motacilla alba yarrellii).

Motacilla alba yarrellii

Motacilla alba yarrellii

Thornwick Bay and caves (Flamborough Head)

Me encanta visitar la zona, para mí, más impresionante de Yorkshire: su costa. Ayer (24/05/2015) estuve paseando junto a los acantilados de blanca caliza de más de 100 m de altura que separan Yorkshire del gran Mar del Norte, cerca del cabo Flamborough, en concreto, en la Bahía de Thornwick. En primavera, grandes colonias de miles y miles de aves marinas acuden masivamente a anidar a los riscos de esta zona que se extiende varios kilómetros.

Fulmar boreal (Fulmarus glacialis) en su nido.

Fulmar boreal (Fulmarus glacialis) [Northern Fulmar] en su nido.

Algunas de las aves marinas de costumbres más épicas en el Norte de Europa anidan aquí. El fulmar boreal (Fulmarus glacialis) era una de esas aves que siempre quise ver y que tuve la oportunidad de bimbar muy cerca de esta pequeña bahía el año pasado. Aquí también pude observar varios ejemplares, anidando junto a otras aves en los salientes del acantilado.

Gaviotas tridáctilas (Rissa tridactyla) [Kittiwake]

Gaviotas tridáctilas (Rissa tridactyla) [Kittiwake]

El griterío de las gaviotas tridáctilas (Rissa tridactyla) junto con el de los araos (Uria aalge) y las alcas (Alca torda) sonaba como una celebración de la vida sobre el rugido del mar. A los pies de los acantilados, grandes cuevas hacían retumbar los golpes del oleaje, que arremetía salvajemente contra la tierra.

Cuevas y acantilados en la Bahía de Thornwick, entre Bempton y Flamborough.

Cuevas y acantilados en la Bahía de Thornwick, entre Bempton y Flamborough.

Una tranquila corneja negra (Corvus corone) [Carrion Crow] en un risco. La corneja es uno de los dos córvidos que se pueden ver por esta zona, junto a la grajilla (Corvus monedula) [Jackdaw].

Una tranquila corneja negra (Corvus corone) [Carrion Crow] en un risco. La corneja es uno de los dos córvidos que se pueden ver por esta zona, junto a la grajilla (Corvus monedula) [Jackdaw].

Grupos esporádicos de alcatraces atlánticos (Morus bassanus), mucho más grandes que las otras aves que anidan por ahí, volaban con parsimonia hacia Bempton, donde hay una de las mayores colonias de esta especie en Inglaterra.

DSCN8066

Alcatraces atlánticos (Morus bassanus) [Gannet] volando hacia Bempton.

Una escena sorprendente: un fulmar acude a su huevo, bajo la atenta mirada de un frailecillo atlántico (Fratercula arctica). Abajo, dos araos comunes.

Una escena sorprendente: un fulmar acude a su huevo, bajo la atenta mirada de un frailecillo atlántico (Fratercula arctica). Abajo, dos araos comunes. El frailecillo no es difícil de observar por la zona, aunque no es abundante.

Sobre el acantilado, los herbazales y prados también atraían vida interesante. La humedad y la cercana puesta de sol hacía salir a los moluscos de sus guaridas. Incluso a unos centímetros del borde del precipicio, un grupo de jacintos hispánicos (Hyacinthoides hispanica) florecía con pasión.

Jacintos de bosque (Hyacinthoides hispanica), una especie alóctona y bastante invasora. Se distingue del autóctono (H. non-scripta) por la forma de las espigas florales, que son colgantes en el segundo y las flores se abren curvando más sus pétalos.

Jacintos de bosque (Hyacinthoides hispanica), una especie alóctona y bastante invasora en Gran Bretaña. Se distingue del autóctono (H. non-scripta) por la forma de las espigas florales, que son colgantes en el segundo y las flores se abren curvando más sus pétalos.

Pude observar y escuchar otras aves típicas de prados como el bisbita pratense (Anthus pratensis) y la alondra común (Alauda arvensis), realizando sus típicos cernidos (manteniéndose quieta en el aire aleteando las alas) mientras emitía su precioso y diverso canto. Canto que, por cierto, pude grabar en el momento con el móvil:

Marsopas en Scarborough

(04/05/2015) El castillo de Scarborough se alza, junto a un prado, al borde de un acantilado junto al Mar del Norte. Desde allí, estuvimos Jess y yo buscando sombras en las aguas de apariencia grisácea, porque ella sabía que no es difícil observar mamíferos marinos en esa zona de la costa. Y, efectivamente, tras pocos segundos de observación, la primera marsopa (Phocoena phocoena) [Harbour Porpoise]  hizo acto de aparición. Son animales comunes en zonas no muy profundas, pero bastante vergonzosos, ya que lo único que suele avistarse de ellas es la pequeña aleta triangular durante uno o dos segundos. Vimos unos tres ejemplares que nadaban en torno a alcas (Alca torda) [Razorbill], araos (Uria aalge) [Guillemot] y gaviotas tridáctilas (Rissa tridactyla) [Kittiwake]. Las marsopas llegan a medir casi 2 m de largo y pesan unos 75 kg, siendo las hembras algo mayores que los machos.

DSCN5283 - copia

Marsopa (Phocoena phocoena)

Al borde del precipicio, abundaban también las moscas de marzo (Dilophus febrilis) [Common Fever-Fly], que invadían a cientos las flores de las umbelíferas que crecían por allí, resultando bastante molestas mientras mirábamos por los prismáticos. A pesar de una motora que atravesó la zona a toda velocidad, espantando todas las aves a su paso, los cetáceos siguieron nadando cerca de la costa, por supuesto, dejando ver solo la aleta dorsal…

Gaviotas argénteas (Larus argentatus)

Gaviotas argénteas (Larus argentatus) [Herring Gull] disfrutando del sol, en el castillo de Scarborough.

Philoscia muscorum

Hace poco me ha dado por las cochinillas. Bueno, la verdad es que siempre me han interesado. En mi patio siempre veo la típica Porcellio scaber, que se esconden bajo macetas y en grietas y huecos, y que es una especie que no se enrolla cuando se ve en peligro. De pequeño, siempre vi a los “bichos bola” (Armadillidium vulgare), que yo prefería llamar “cochinillas”, porque la palabra bicho siempre me ha parecido un poco despectiva (anda que “cochinillas”…).

Hoy he ido a Millington Wood, que es un bosquecillo bastante tocado por la mano del hombre. Durante y al acabar la Segunda Guerra Mundial se plantaron un montón de árboles para producción de madera (píceas, arces, haya, etc.), quitando espacio a la fresneda original. Entre el bosque y la localidad de Huggate, hay una zona de altas laderas y valles desarbolados por entre los que discurre la carretera. Esos prados se utilizan para pastoreo, y excepto algunos espinos albares, saúcos y tojos dispersos, prácticamente no se ve ningún árbol en la zona.

En uno de esos valles, hemos estado curioseando esta mañana. Sobre la húmeda hierba, algunos troncos viejos y repletos de recovecos y túneles, reposaban. Entre lombrices, colémbolos y otras cochinillas, han aparecido algunos ejemplares de Philoscia muscorum. Nunca había visto esta especie, amante de zonas con poco arbolado y bastante común en las Islas Británicas. Una nueva especie añadida a la lista.

A la izquierda, Oniscus asellus. A la derecha, Philoscia muscorum.

A la izquierda, Oniscus asellus. A la derecha, Philoscia muscorum.