North Cliffe Wood Nature Reserve | 29/9/2014

Bueno, pues como me ha dado por recuperar salidas antiguas al campo a partir de lo que anoté en el cuaderno de campo, os cuento sobre una visita que hicimos África, Robert, Jess y yo a una pequeña reserva llamada North Cliffe Wood, cerca de Market Weighton, aquí en Yorkshire, cerquita de Hull. El día que salimos era lluvioso y neblinoso, y habían pasado tres días desde que volvieramos a Gran Bretaña para comenzar el nuevo curso. Y he aquí lo que tengo registrado en el cuaderno de campo de aquella salida (recuerda que el texto en cursiva significa que lo he copiado literalmente de mis anotaciones). Como siempre, comienzo mis descripciones con la flora presente para poner en situación.     Este bosque típico de planifolios europeos está protegido, tiene ejemplares imponentes de roble común (Quercus robur), aquí lo llaman “roble inglés”, y los robledales puros están casi desaparecidos en Gran Bretaña. A pesar de todo, en el siglo XIX se cargaron bastantes árboles… Aparte de grandes robles, había otras plantas de interés:

Algunos árboles y arbustos observados en North Cliffe Wood (29.9.2014)

Algunos árboles y arbustos observados en North Cliffe Wood (29.9.2014)

La luz al entrar al bosque se vio bastante reducida, era como si una nube gigante estuviera atravesando la espesura. A un lado, teníamos un campo de cultivo bañado en niebla, donde algunas gaviotas (incluyendo gaviones atlánticos (Larus marinus)) y perdices rojas (Alectoris rufa) se paseaban. Al otro, el bosque, también neblinoso, y delante, el camino.

No es el Bosque de Fangorn, no.

No es el Bosque de Fangorn, aunque lo parezca.

Para mí la especie más interesante fue el álamo temblón (Populus tremula), porque nunca la había visto creciendo silvestre. Como el otoño ya ha empezado, algunos ejemplares habían perdido casi todas las hojas o las tenían muy feas, siendo pasto de hongos que prosperaban con la humedad de la lluvia. Otro arbusto que vimos, que conocía por las guías de campo europeas, fue el arraclán (Rhamnus frangula).

Arraclán (Rhamnus frangula), con frutos maduros (negros) y madurando (rojos).

Arraclán (Rhamnus frangula), con frutos maduros (negros) y madurando (rojos).

El dosel arbóreo estaba formado por robles comunes y abedules, principalmente, aunque también vi algún alerce europeo (Larix decidua), naturalizado o plantado, así como fresnos, tilos y alisos.
Sigue leyendo

La aventura de explorar un riachuelo británico (II): observaciones de abril y mayo

Haz click aquí para leer la parte I.

Nota: Cuando escribo en cursiva, es porque el texto procede de las anotaciones en mi cuaderno de campo. Esta es la segunda de dos entradas sobre unas salidas que estuve haciendo durante tres meses a un pequeño riachuelo inglés situado en Yorkshire. Todo lo fui apuntando en mi cuaderno de campo, desde que empecé a ir (febrero de 2014) hasta que lo fui dejando poco a poco (mayo de 2014).

    Tras volver de Semana Santa, a finales de abril, hicimos una rápida visita en la cual anoté varios acontecimientos que pude observar en pocos minutos:

Abril, 2014. A la vuelta de vacaciones: arces sicómoros (Acer pseudoplatanus) hojeando ya, espinos albares (Crataegus monogyna) completamente verdes, saúcos (Sambucus nigra) ya con botones florales pero sin abrir, fresnos (Fraxinus excelsior) sin yemas abiertas.


UN ENCUENTRO AGRADABLE
(e inesperado)
& largo tiempo deseado.

3/5/2014. Tarde, poco antes de que el sol se ponga, Jess y yo nos acercamos al riachuelo para recoger Gammarus para su estanque en el jardín. Recogemos muchísimos y ¡sorpresa! en una de las veces que metemos la red, capturamos un pequeño pez: un espinoso (Gasterosteus aculeatus). Pensé que se trataba de una hembra, pero tenía este tamaño |———————-|, así que debía de tratarse de un ejemplar joven.

Espinoso de tres espinas (Gasterosteus aculeatus). Crédito fotográfico: Jack Wolf a través de HollyKaw.

Espinoso de tres espinas (Gasterosteus aculeatus). Crédito fotográfico: Jack Wolf a través de HollyKaw. Lo mantuvimos un día y después se soltó en el mismo sitio.

Mientras la primavera avanza, seguimos visitando el riachuelo regularmente. Los árboles ya comienza a hojear y los mosquiteros comunes (Phylloscopus collybita) entonan sus repetitivos cantos. Otras aves comunes por la zona son el pinzón común (Fringilla coelebs), el carbonero común (Parus major), algún ánade azulón (Anas platyrhynchos). Estos días también hemos visto una grácil lavandera enlutada (Motacilla alba yarrellii) lavándose en la orilla. A finales de abril-principios de mayo, comenzamos a oir el canto de un cuco (Cuculus canorus) que canta al atardecer. El día 18 de mayo vemos también un macho de camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula). Ya han llegado las currucas zarceras (Sylvia communis). El chochín (Troglodytes troglodytes) es un pajarito común en las hierbas altas que crecen a los pies del puentecito, creo que tiene el nido cerca.

Carbonero común (Parus ater), un macho curioso que se acercó a ver qué estábamos haciendo.

Carbonero común (Parus major), un macho curioso que se acercó a ver qué estábamos haciendo.

Ánade real (Anas platyrhynchos), macho de una pareja que criaba cerca.

Ánade real (Anas platyrhynchos), macho de una pareja que criaba cerca. A veces se alejaba desde el estanque de la surgencia, pasaba por el canal hasta llegar al puente, nos veía y daba la vuelta.

LAvandera pía o enlutada (Motacilla alba yarrellii), la subespecie británica.

Lavandera pía o enlutada (Motacilla alba yarrellii), la subespecie británica. Esta foto está hecha desde el puente.

17/5/2014. Hoy hemos visto una rata de agua o topera (Arvicola amphibius), estaba cerquísima de mi pie, pero justo en ese momento ha venido un perro enorme corriendo, se ha metido en el agua chapoteando como una bestia, los pájaros han salido volando, se me han mojado la cámara y los prismáticos y cuando he mirado ya no había ni rata de agua ni nada… También he localizado la entrada a la madriguera del animal, a unos pocos decímetros de la orilla. A la entrada hay excrementos que delatan su presencia. Si me quedo quieto varios minutos, puedo oirla moverse entre las hierbas altas, pero ya no he vuelto a verla.

IMG_4185

Gran babosa negra (Arion ater) cruzando el camino. Identificada por una malacóloga en iNaturalist, que conste.

Por la noche hemos vuelto al puente, a ver si aparecía la ratilla. Por supuesto, no la hemos visto. Solo había babosas enormes, de la especie Arion ater, la gran babosa negra y una lechuza común. Además, al volver a casa nos hemos encontrado un avión común en el suelo en extrañas condiciones.

18/5/2014. Esta vez un enorme San Bernardo perteneciente a un descuidado amo vino corriendo a ver qué hacíamos, metiéndose en el agua como el otro perro, y en ese momento, otro can se acercó y empezaron a pelearse. Me sentí muy molesto porque las posibilidades de observar al micromamífero se redujeron, y porque además el San Bernardo empujó a Jess y por poco la tira al agua. Así que no hemos vuelto a ver a la rata a pesar de que seguimos viendo excrementos a la entrada de la madriguera. 

19/5/2014. Hoy hemos vuelto al puente, y otro perro enorme se ha metido en el agua, mientras su ama hacía la gracia de tirarle pequeñas recompensas de alimento al agua. Los amos de perros son unos maleducados.

IMG_4128

Aspecto de un prado junto al puente. Un pequeño canal que transcurre por la zona arbolada recibe el aporte de agua desde Beck’s Head. A este prado hay que ir bien preparado en lo que respecta a calzado, porque es ortigalandia.

Vista del riachuelo desde el puente, con los espinos albares (Crataegus monogyna) en plena floración.

Vista del riachuelo desde el puente, con los espinos albares (Crataegus monogyna) en plena floración. Esta foto la hice ya por aburrimiento de ver cómo todos los animales acababan huyendo despavoridos cada vez que un perro monstruoso se metía en el agua a chapotear y a hacer el imbécil.

    Poco a poco, hemos ido dejando de ir a Beck’s Head, no por nada, sino porque vamos cambiando de objetivos. Espero volver pronto. Una de las últimas veces que fuimos, nos encontramos a un campechano inglés que nos vio con prismáticos y nos contó que hacía poco había visto nutrias en esa misma zona. Así que habrá que volver a probar suerte pronto.

La aventura de estudiar un riachuelo británico (I): observaciones de febrero y marzo

Nota: Cuando escribo en cursiva, es porque el texto procede de las anotaciones en mi cuaderno de campo. Esta es la primera de varias entradas sobre unas salidas que estuve haciendo durante tres meses a un pequeño riachuelo inglés situado en Yorkshire. Todo lo fui apuntando en mi cuaderno de campo, desde que empecé a ir (febrero de 2014) hasta que lo fui dejando poco a poco (mayo de 2014).

El año pasado, Jess y yo, en los alrededores del pueblecito inglés al que hacía pocos meses que se había mudado, descubrimos un canal de agua que parecía provenir de una surgencia cercana. Estuvimos varias jornadas explorándolo, desde febrero hasta mayo, viendo cómo cambiaba según iban aumentando las temperaturas.

Marzo, 2014. Hace unos días, a finales de febrero, Jess y yo encontramos un riachuelo poco profundo (tal vez lo más profundo que llegue a ser no supere los 150 cm) que rodea Kilham. Este riachuelo parece recibir sus aguas de una surgencia que forma un estanque, alrededor del cual han puesto una valla; los “kilhameños” lo han convertido en una pequeña zona de esparcimiento. En el estanque hay ánades reales y, algunas veces, ánsares comunes. También hay gallinetas comunes. No estábamos seguros, al principio, de si el riachuelo y el estanque estaban relacionados, pero mirando en Internet descubrimos que sí. El riachuelo recibe el nombre de Beck’s Head y se interna en los campos cultivados varios kilómetros hacia el Sur, durante unos 2 km. Siguiendo un sendero paralelo al riachuelo justo después de que éste salga del estanque, se llega al puente, donde solemos buscar cosas en el agua.

“The Stream” (el riachuelo, aunque en realidad se llama Beck’s Head)
    En torno al riachuelo, no es difícil encontrar lamiáceas, como Lamium albumL. purpureum, la curiosa Tussilago farfara, que emite sus flores antes que las hojas y posee rizomas reptantes, y colas de caballo (Equisetum sp.). Nos sorprendió también un ejemplar de helecho lengua de ciervo (Asplenium scolopendrium), creciendo bajo las raíces de un falso plátano en una ladera sombría. En el agua también hay Mentha aquatica.

IMG_2030

Flor de celidonia menor (Ranunculus ficaria). Una de las primeras especies silvestres en florecer a finales de invierno. Es una ranunculácea muy común en prados y bosquecillos.

Notas de campo sobre la flora tardoinvernal en un punto concreto de Beck's Head.

Notas de campo sobre la flora tardoinvernal en un punto concreto de Beck’s Head.

    Durante los fines de semana, vamos al riachuelo, lo estudiamos, levantamos piedras, miramos lo que hay debajo, tomamos muestras. El agua va rápida, pero al levantar una piedra colocamos la red detrás, de forma que todo lo que hay debajo que se lleva la corriente entra en ella y podemos estudiar los invertebrados con mayor facilidad. La red no es nada del otro mundo, nos costó una libra, y casi todo lo que hemos capturado han sido anfípodos de la especie Gammarus pulex.

Anotaciones en el cuaderno de campo. Gammarus pulex.

Anotaciones en el cuaderno de campo. Gammarus pulex.

Dos Gammarus pulex que mantuvimos durante unos días para observar su comportamiento.

Dos Gammarus pulex que mantuvimos durante unos días para observar su comportamiento.

En esta zona, Gammarus pulex es probablemente el macroinvertebrado más fácil de observar. Son abundantísimos y por lo general son fotófobos, prefieren andar entre grietas y bajo rocas, donde muchas veces coinciden por decenas. Presentan un color anaranjado, oxidado, aunque también pueden ser marrones o grisáceos. El macho es ligeramente mayor que la hembra, y muchas veces se le observa agarrando a la hembra antes de la cópula.

Otro invertebrado fácil de observar y bastante abundante también es el caracol errante (Radix peregra)Mientras estudiábamos los animales del riachuelo, decidimos construir una ecoesfera para mantener algunos en casa, y cometimos el error de meter algunos caracoles. Craso error, pues se reproducen a una velocidad altísima y se lo comen todo, además… algunos llevan parásitos.

Radix peregra, vista inferior.

Radix peregra, vista inferior. Se aprecian los anchos tentáculos de forma triangular.

Los parásitos de Radix peregra más llamativos, debido a su tamaño son las sanguijuelas Glossiphonia complanata, que son fáciles de encontrar junto a ellos o bajo rocas. Poseen una probóscide que insertan a través de los tejidos blandos de sus víctimas, y a través de ella se alimentan absorbiendo fluidos corporales. Tuvimos la “suerte” de encontrar varios ejemplares, uno de ellos bajo una roca grande (imagen inferior) y el otro apareció dentro de la ecoesfera.

Glossiphonia complanata

Glossiphonia complanata

Durante varios días, seguimos acudiendo al riachuelo y recolectamos más Gammarus. La primavera va llegando muy lentamente a la zona, mientras en marzo-abril ya se empiezan a oir los primeros mosquiteros comunes. Vamos obteniendo, poco a poco, más observaciones de aves en la zona: escribanos palustres (Emberiza schoeniclus), lavanderas pías (Motacilla alba yarrellii) y boyeras (Motacilla flava), escribanos cerillos (Emberiza citrinella), petirrojo europeo (Erithacus rubecula), chochines (Troglodytes troglodytes) y algunos córvidos. A destacar la observación de una lechuza común (Tyto alba) con algo en las garras, tal vez un topillo, y un busardo ratonero (Buteo buteo). 

Escribano cerillo (Emberiza citrinella).

Escribano cerillo (Emberiza citrinella).

Haz click aquí para leer la parte II.