Philoscia muscorum

Hace poco me ha dado por las cochinillas. Bueno, la verdad es que siempre me han interesado. En mi patio siempre veo la típica Porcellio scaber, que se esconden bajo macetas y en grietas y huecos, y que es una especie que no se enrolla cuando se ve en peligro. De pequeño, siempre vi a los “bichos bola” (Armadillidium vulgare), que yo prefería llamar “cochinillas”, porque la palabra bicho siempre me ha parecido un poco despectiva (anda que “cochinillas”…).

Hoy he ido a Millington Wood, que es un bosquecillo bastante tocado por la mano del hombre. Durante y al acabar la Segunda Guerra Mundial se plantaron un montón de árboles para producción de madera (píceas, arces, haya, etc.), quitando espacio a la fresneda original. Entre el bosque y la localidad de Huggate, hay una zona de altas laderas y valles desarbolados por entre los que discurre la carretera. Esos prados se utilizan para pastoreo, y excepto algunos espinos albares, saúcos y tojos dispersos, prácticamente no se ve ningún árbol en la zona.

En uno de esos valles, hemos estado curioseando esta mañana. Sobre la húmeda hierba, algunos troncos viejos y repletos de recovecos y túneles, reposaban. Entre lombrices, colémbolos y otras cochinillas, han aparecido algunos ejemplares de Philoscia muscorum. Nunca había visto esta especie, amante de zonas con poco arbolado y bastante común en las Islas Británicas. Una nueva especie añadida a la lista.

A la izquierda, Oniscus asellus. A la derecha, Philoscia muscorum.

A la izquierda, Oniscus asellus. A la derecha, Philoscia muscorum.

Anuncios

5 Respuestas a “Philoscia muscorum

  1. ¿Lo de cochinillas les vendrá de la acción parasitadora que este insecto ejerce sobre las plantas de nuestros huertos y jardines?, porque seguro que la que ejercen sobre otras plantas, por lo general, no despierta igualmente nuestra atención.
    Muchos serían los sorprendidos al saber que cuando comen yogur, gelatinas, bebidas lácteas, golosinas, snack e incluso productos cárnicos como mortadelas, salchichas, etc. en realidad incorporan a través de la ingesta el extracto de una cochinilla mexicana parásita de un tipo de cactus, utilizado como “Colorante Natural” (nº4, también conocido como E-120) para tintar en tonos rojizos-rosáceos aquellos alimentos que por puro Marketing deben presentar tonalidades similares a las de la fruta o la carne que contienen. Y, el caso, es que este colorante también se encuentra en cosméticos, medicamentos…
    Cuando una pone cochinilla en el buscador esto es lo que sale a las primeras de cambio, por lo que es un placer dar con una entrada como esta que muestra a las cochinillas con los ojos del interés, la curiosidad e, incluso, con la ilusión de haber dado con una nueva especie.

    Me gusta

    • Hola Ana. Las cochinillas de las que hablo en mi entrada son miembros de un grupo distinto. Estas cochinillas de la humedad son isópodos, crustáceos (como los cangrejos) terrestres que viven en sitios húmedos, bajo tierra, en la hojarasca, en grietas, y son nocturnas, alimentándose de restos orgánicos y llegando incluso a entrar en las casas y pasear por ellas mientras todos duermen. Creo que el nombre le viene por sus costumbres “rastreras”, se las conoce como “bichos-bola”, aunque no todas pueden enrollarse así.

      La cochinilla de la que se extrae el colorante de la que me hablas en tu comentario, en realidad es un insecto primo de las chinches, y se llama Dactylopius coccus, y parasita chumberas y otros cactus.

      Por eso es tan importante conocer los nombres científicos, porque las personas podemos utilizar el mismo nombre común para denominar animales completamente distintos que no tienen nada que ver entre sí y llegar a confundirnos.

      Gracias por tus comentarios,
      un saludo.

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias a tus explicaciones me ha quedado claro que estas son una cosa

        y estas algo bien distinto.

        ¡Lo que aprende una en este blog!

        Me gusta

      • Aunque reconozco que no es fácil, porque ahora dudo si la de la segunda imagen que aparecía como cochinilla insecto en el buscador no es cochinilla crústaceo. ¿El número de patas podría ser una pista? La cuestión, es que no siempre están a a la vista.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s